MI MÁSTER EN MUJERES ENTRE MUNDOS

Mi nombre es Inmaculada y soy trabajadora social, hace unos meses que finalice el máster de género, desde el cual se me ofrecieron las prácticas. Estas prácticas fueron ofertadas las primeras en un periodo extraordinario , y sentí un flechazo a leer la oferta. Tanto fue así que en la primera resolución quedé la segunda, por lo tanto esta plaza no era para mí. Hablé con la compañera que estaba primera le expresé mi interés y finalmente la compañera me cedió su puesto pues ella no le importaba.

La entidad me ha aportado una formación excelente y una dedicación personal que en muchas otras prácticas realizadas envidiarían. Además, el capital humano que aportan no está pagado con nada del mundo. Yo les he aportado mis conocimientos como trabajadora social ,a la hora de realizar itinerarios personalizados, y con la formación en género hemos podido crear un protocolo personalizado que quedará como un material imprescindible en la asociación.

Antes de realizar las prácticas y por mucho que se divulgue sobre lo que es una asociación pensaba que llevarían proyectos de menor embergadura de los que llevan. Una vez dentro de la entidad entendí que con dedicación y muchiiisimo esfuerzo se puede conseguir todo lo que se propongan incluso con muy poquitos recursos. Esta entidad para mi actualmente es una de las mayores experiencias enriquecedoras pues el feeback que hemos tenido desde el principio es admirable. No pienso desvincularme de la misma creo que si lo hago un trocito de mi moriría en el intento.

La entidad es una entidad que se muestra siempre disponible para resolver dudas y la formación que se recibe es enriquecedora desde el primer minuto que pisas su sede. Yo elegí esta asociación y me alegraré por ello siempre. La formación que ofertan es totalmente acorde a la formación de cada persona, y sin ningún tipo de problema a la hora de reconducirla.